Canciller venezolana intenta colarse entre empujones a reunión de Mercosur

Fuente: SEMANA

En un bochornoso incidente diplomático, Delcy Rodríguez trató de irrumpir en el Palacio de San Martín, en Buenos Aires, donde se encontraban los ministros de exteriores. Argentina asumió la presidencia del grupo.

La novela de la suspensión de Venezuela del Mercosur no tiene fin, y aquello de no presentarse donde uno no ha sido invitado no parece ser parte del guión, al menos por parte de la diplomacia del gobierno de Nicolás Maduro. La canciller de la República Bolivariana se metió “por la ventana” en una reunión extraordinaria de cancilleres del grupo que se realizaba este miércoles en Buenos Aires, luego de la decisión del bloque de suspender al país caribeño por incumplir compromisos técnicos y políticos adquiridos cuando ingresó.

Delcy Rodríguez llegó al Palacio San Martín entre algunos empujones de policías antimotines y la prensa, junto con su colega boliviano David Choquehuanca. Pese a que no había sido invitada ingresó de manera forzada a la cancillería, pidiendo respeto a su país “y como mujer”, reclamó en un video divulgado por la embajada de Venezuela en Argentina.

Ya dentro de la sede de la cancillería, Rodríguez se fotografió con Choquehuanca y tuiteó que esperaban a sus pares de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, a quienes atribuyó una “confabulación” contra su país.

“A pesar de que estos presidentes (del bloque) insisten en que Venezuela no participe. Bueno, nos meteremos por la ventana, porque vinimos aquí a defender los derechos de Venezuela y a defender y hacer valer también los derechos del Mercosur”, dijo en la puerta de sede de la cancillería argentina.

“Aquí lo único que se está tratando de excluir es el modelo de Venezuela”, sostuvo Rodríguez más tarde en el Instituto Patria, fundación creada por la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) -que sostuvo una estrecha relación con el chavismo- para mantener su militancia política e ideológica tras dejar el poder hace un año.

Rodríguez compareció a esa cita con una férula en su brazo derecho a raíz de la agresión física de un policía que impedía su ingreso a la cancillería, según denunció. En sus cuenta de Twitter había varias referencias a cómo, según los simpatizantes del régimen chavista, la habían sacado “a patadas”.

“La canciller (Rodríguez) tomo la decisión de que quería de cualquier forma asistir a la reunión. Y bueno, evidentemente, hizo lo que es de común conocimiento para acceder al Palacio San Martin”, apuntó la jefa de la diplomacia argentina, en referencia el intempestivo ingreso de Rodríguez.

“Yo quiero ser muy clara: una nunca accede a una cumbre, a una reunión multilateral, si no tiene la autorización para hacerlo”, se excusó Malcorra. “La canciller entró…se mostró esperando a los cancilleres con una sonrisa, así que no me parece que haya habido algo de una terrible gravedad, más allá de la decisión, de la canciller Rodríguez, de entrar por la puerta o por la ventana, en sus propias palabras”.

La atropellada acción de Rodríguez resultó infructuosa, pues Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, socios fundadores de la unión aduanera, desoyeron las acusaciones de “confabulación” y ratificaron que ha perdido su condición de miembro pleno del Mercosur por incumplir el plazo que se le había fijado para adecuarse a las normas del bloque, incluidas aquellas relacionadas con los derechos humanos y la separación de poderes.

El brasileño José Serra, muy crítico con el régimen de Maduro, trinó por su parte fotos de la reunión, que por lo visto transcurrió en calma en otro salón de la cancillería.

Argentina asumió la presidencia, que ha sido la manzana de la discordia entre el bloque y el gobierno de Maduro.

Las diferencias

Uruguay, que ejerció la presidencia del Mercosur en el primer semestre de 2016, abogó por su traspaso a Venezuela en contra de la voluntad de los demás socios fundadores, críticos de la situación política y de derechos humanos en el país caribeño.

A la postre, se acordó una presidencia rotativa colegiada del bloque en reemplazo de la gestión de Caracas, que no pudo asumir la función tras ser suspendida por sus socios, que la acusaron de incumplir con los parámetros técnicos y políticos del bloque, que vive una de sus peores crisis desde su fundación en 1991.

El gobierno de Maduro rechazó la suspensión, que calificó de “golpe de estado”, en tanto afirmó que de todos modos ejercía la presidencia del bloque.

Malcorra expresó su optimismo sobre el regreso de Venezuela al Mercosur como miembro pleno una vez que “cumpla los compromisos básicos”.

El Mercosur dio un viraje ideológico de 180 grados. Las tensiones entre el gobierno de Maduro y sus socios aumentaron con la llegada al poder de los gobiernos liberales de Mauricio Macri en Argentina y de Michel Temer en Brasil, quien asumió la presidencia tras la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff.

Maduro acusa en particular a Argentina, Brasil y Paraguay de conformar una “alianza” para destruir la “revolución bolivariana” fundada por el fallecido Hugo Chávez.

Los tres países han denunciado violaciones de derechos humanos por parte del gobierno de Maduro, como el encarcelamiento de opositores, lo que a su juicio le impide ser parte del bloque.

Dirección: Avenida Ciudad de Arauca,   No 22-21 - Teléfono 8856009 - 8852824

Boletines de Noticias