Consultas, ELN e importación de crudo sigue asustando a petroleros

El presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco José Lloreda, insistió en que los temores y preocupaciones más grandes de esta industria son el terrorismo y los ataques al a infraestructura y la falta de reglas claras que han derivado en la consultas populares.

Las declaraciones de Lloreda se dieron durante la clausura del Congreso petrolero que se adelantó en Bogotá, en la que además dijo que el fantasma de la importación de crudo sigue presente.

“Estamos aquí porque nos resistimos a pensar que terminaremos siendo importadores de petróleo y gas en cinco años, teniendo de ambos bajo tierra; que se desaprovechará la capacidad del sector de aportar recursos de inversión al país: $64 billones para los próximos cuatro años; que pondremos en riesgo la seguridad energética de Colombia; o a vivir de reforma tributaria en reforma tributaria hasta espantar la inversión nacional y extranjera –ya inquieta- y extenuar la capacidad fiscal de los ciudadanos”, señaló.

El dirigente gremial dijo que “nos sigue preocupando la seguridad de la infraestructura petrolera. Siendo cierto que los atentados disminuyeron como consecuencia del acuerdo con las Farc, este año van 45 actos terroristas, todos del ELN”.

Expresó que el Oleoducto Cañolimón-Coveñas estuvo parado 135 días y tan pronto entró en funcionamiento -pocos días antes del anuncio del cese bilateral al fuego- lo volaron.

“Igual de delicado es el hurto de crudo, que se destina a producir cocaína, con un agravante perverso: mientras más cultivos de coca hay, más petróleo se roban y mientras más crudo roban, más se incentivan los cultivos ilícitos”, aseveró.

Lloreda recordó que de acuerdo con la Unidad de Planeación Minero Energética, “nos aguarda un futuro de importación creciente de líquidos, dado que nuestra capacidad de refinación se quedó corta frente al crecimiento de la demanda, pese a la entrada en funcionamiento de la Refinería de Cartagena -necesaria para el país-: en 10 años 30% del combustible sería importado”.

Lo peor ya pasó.

Durante su intervención el directivo afirmó con tranquilidad que “lo peor de la crisis pasó: bueno, eso esperamos”.
Esto, indicó Lloreda, “se refleja en la incipiente recuperación de la actividad exploratoria, prueba de que las medidas de choque propuestas a la ANH y qué ésta acogió sin vacilación, están dando resultado. Hace poco se expidió el Acuerdo de Asignación de Áreas, se trabaja en la Minuta Costa Afuera y la semana pasada la Agencia presentó el “Procedimiento Competitivo Sinú San Jacinto” -se ofertaron 15 bloques- que esperamos despierte interés empresarial”.

Sobre el incentivo triburario, que el gobierno está por reglamentar en la Reforma Tributaria Lloreda señaló que “aplaudimos la decisión del Gobierno y el Congreso de la República de incluir en la última reforma tributaria algunas medidas claves para el sector”.

Dijo que como lo indica el Ministro de Minas y Energía, 9 de 10 medidas propuestas por el gremio fueron acogidas por el Gobierno, entre ellas el CERT.

“El Ministro de Hacienda y Crédito Público dio unas pinceladas de lo que está pensando el Gobierno, que procederemos a analizar con interés y ánimo constructivo. Ojalá se logre un instrumento efectivo para impulsar la exploración e incorporar barriles a las reservas. Por una razón: la ventana de oportunidad se está cerrando: no podemos matar el tigre y asustarnos con el cuero”, aseveró.

Consultas

El directivo el dedicó un capítulo especial a la consultas populares. De ellas dijo: “me referiré ahora a un tema de la mayor preocupación y alrededor del cual gravita el futuro de la industria petrolera en Colombia: la seguridad jurídica. Uno de los activos más importante con que ha contado el país, convertido en amenaza”.

“Las 32 consultas en curso tienen en riesgo 155,000 barriles -18% de la producción diaria- y 37% de la exploración. ¡No quiero ni pensar qué sucederá el próximo año si no se le pone orden a esta situación!”, afirmó.

Por eso, señaló Lloreda, “es urgente precisar las competencias de la Nación y de las de las regiones respecto de los recursos del subsuelo. Precisar qué le corresponde decidir a la Nación y qué a los departamentos y municipios”.

Cese el fuego.

Sobre el cese al fuego que acordaron el Gobierno y el ELN, el dirigente gremial señaló que el sector aplaude este tipo de acuerdos, pero sostuvo que “inquieta sí, el desafío que tiene el Estado en copar los espacios que dejan los violentos, con seguridad, orden y justicia. Sin éstos, la iniciativa privada, que es la que puede darle un vuelco a las regiones con mayor violencia, no llegará o lo hará a cuenta gotas. Sobre al cese al fuego con el ELN desde la industria se registra como positivo; al igual que muchos colombianos lo apreciamos como una señal de interés de esa guerrilla de querer llegar un acuerdo de paz”.

Por último dijo que “contrario a lo que algunos señalan nuestra industria comparte la preocupación por el cambio climático pese a ser de las que menos contribuye en el país con emisiones de Gases de Efecto Invernadero: 7% del total en un país que aporta un 0.4% del global”.

Dirección: Avenida Ciudad de Arauca,   No 22-21 - Teléfono 8856009 - 8852824

Boletines de Noticias