Cuba prepara la despedida de Fidel Castro

Fuente: ELTIEMPO

Cuba asimila poco a poco la muerte de Fidel Castro. Lo hace con tristeza y en silencio. Una mudez sorprendente en esta ciudad ruidosa y donde la música, que corre por las venas y se escucha a todo volumen desde la mañana hasta la noche, ha dejado de sonar.

El sábado por la noche, un grupo de estudiantes organizó una vigilia en la facultad de Derecho de la Universidad de La Habana. En otras ciudades, personas anónimas encendieron velas en las esquinas y portales frente a grandes fotos del que muchos han considerado un “padre”.

En la plaza de la Revolución se escuchan los martillazos y el chocar de hierros manipulados por operarios que preparan los tres accesos al Memorial José Martí –el héroe nacional y Apóstol de la Patria–, donde, este lunes y martes, cubanos y extranjeros podrán dar su último adiós al hombre carismático, amado y odiado, que gobernó 47 años y logró colocar a esta isla caribeña y comunista en el mapa geopolítico internacional.

Los seis canales de televisión emiten simultáneamente los mismos programas sobre hechos de la vida de su histórico líder.

Este lunes, cuando a las 9 a. m. se abran las puertas del obelisco que se eleva frente al Consejo de Estado, sede del Gobierno, se dispararán al mismo tiempo en la capital cubana y en Santiago de Cuba 21 salvas de artillería. Igual sucederá el 4 de diciembre, cuando las cenizas del expresidente cubano sean inhumadas en un mausoleo del cementerio de Santa Ifigenia de la ciudad oriental, donde reposan los restos de José Martí.

Además, desde este lunes, el tráfico de la capital será interrumpido y habrá prohibición de aparcar en los alrededores del memorial José Martí hasta que el día 30 salga la caravana con las cenizas del dirigente.

En estos días, las tiendas están abiertas, los restaurantes funcionan con un horario más corto, está prohibida la venta de bebidas alcohólicas y las actividades laborales se desarrollarán con normalidad.

Aún se desconoce la causa de su deceso o si sus restos han sido ya cremados. Se supone que la familia lo veló en la intimidad durante el fin de semana. El pianista Frank Fernández ha sido uno de los pocos en referirse a su viuda, Dalia Soto del Valle, su mujer desde los años 60 y madre de cinco de sus hijos, que vivió en el anonimato hasta que apareció en el 2000 en una de las manifestaciones por el regreso de Elián González.

El futuro

Uno de los temores del futuro sin Fidel es que la revolución se diluya. Días antes de su fallecimiento, regidores de barrio conminaban a los vecinos a mantenerse alerta ante la posible contaminación ideológica por la avalancha de visitantes extranjeros, especialmente de EE. UU. Por eso, se han alzado muchas voces invitando a mantener su legado.

Uno de ellos es el expresidente de la Asamblea Nacional Ricardo Alarcón: “La obra revolucionaria de Fidel continuará viva, pero solo perdurará si cada uno de las cubanas y cubanos somos capaces de hacerlo eterno en nuestros corazones, y creo que así será porque confío en nuestro pueblo”, expresó. Para el exdiplomático será posible si los cubanos siguen el ejemplo de lucha y perseverancia de quien “no se satisfacía con lo mal hecho o no se contentaba con hacer las cosas a medias porque ponía alma, corazón y vida para llevar adelante la obra de la Revolución”.

El alfabetizador Leonardo Aguilar calificó su muerte de un hecho terrible, pero asegura que no va a pasar nada. “Aquí se queda Raúl, y con él los jóvenes y todo el pueblo, para mantener viva la llama de la Revolución”.

En cambio, la oposición, que el gobierno continúa considerando mercenarios que trabajan a la orden de EE. UU. para desestabilizar la nación, confía en que sin Fidel la democracia a lo occidental esté más cerca. Y, con ella, el levantamiento del bloqueo, junto con el todavía fuerte control interno sobre las inversiones, para que el capital foráneo que Cuba necesita acabe de llegar a la isla.

Dirección: Avenida Ciudad de Arauca,   No 22-21 - Teléfono 8856009 - 8852824

Boletines de Noticias