El principal reto es iniciar lo más pronto desarrollo de zonas más afectadas por conflicto, dijo el Presidente en Arauca

​El Mandatario asistió a un nuevo Taller de Posconflicto para explicar a la comunidad las obras prioritarias para que la paz se traduzca en hechos. Se beneficiarán en principio 51 municipios del país en los que se encuentran las Zonas Veredales de Transición y Normalización establecidas tras los acuerdos de paz.

El Presidente de la Republica, Juan Manuel Santos, señaló este jueves en el departamento de Arauca que el principal desafío en la implementación de los acuerdos de paz es iniciar cuanto antes las obras y proyectos de desarrollo en las zonas más afectadas por el conflicto, en las que funcionan las Zonas Veredales de Transición y Normalización.

El Mandatario encabezó en la localidad de Arauquita un nuevo Taller de Posconflicto, en el cual analizó con las autoridades regionales qué se debe hacer para la construcción de la paz de común acuerdo con las comunidades y cuáles son las prioridades.

El Jefe del Estado manifestó que “hace un mes y once días se acabó la guerra con las Farc. Y ahora lo que estamos es sembrando la paz. Comienza una etapa difícil. La construcción de la paz –lo he dicho muchas veces– es tan difícil como el proceso mismo”.

Allí se refirió al Plan 100, que consiste en un plan de intervención con acciones para los primeros 100 días del posconflicto, comprendidos entre el 1° de diciembre pasado y el próximo 10 de marzo.

La idea es llevar obras y proyectos a 51 municipios en los que están las 19 Zonas Veredales de Transición y Normalización, que son municipios afectados por el posconflicto, con debilidad institucional, presencia de economías ilegales y brechas socioeconómicas.

“Nuestro principal reto es iniciar el desarrollo de estas zonas más afectadas lo más pronto posible”, expresó el Jefe del Estado.

Explicó que el mejoramiento de vías en 51 municipios es un primer paso en la construcción de ese posconflicto.
Allí se desarrollarán acciones en las áreas de desarrollo productivo en zonas de cultivos ilícitos, mejoramiento de infraestructura vial rural y educativa, mejoramiento de vivienda rural y electrificación también rural.

Precisó que lo que viene ahora tiene y un aspecto físico (programas, obras e inversiones) y uno espiritual, que es más importante, y es cómo cambiar la mentalidad y aprender a perdonar y a convivir.

“Logramos algo que parecía imposible pero ahora debemos sembrar con hechos esa paz, con hechos reales. Y esto es lo que estamos haciendo con estos seminarios”, sostuvo.

El Presidente se refirió además al desminado humanitario y precisó que se dio prioridad a tres municipios: Mesetas (Meta), San Vicente del Caguán (Caquetá) y Briceño (Antioquia), en los cuales todos los organismos tienen planes de inversión.

Indicó que lo que se pretende con estas tareas es que la gente comience a ver pronto los cambios.

Recordó que Arauca “es un departamento que ha sufrido como pocos el fragor de la guerra”.

Todas esas obras tienen la finalidad de “acercar a las comunidades con el gobierno central, a generar confianza dentro de las diferentes comunidades y sobre todo a mejorar la calidad de vida de estas comunidades”, puntualizó.

“Vamos a trabajar unidos todos. Ese es el propósito, aprovechar este nuevo amanecer de Colombia. El mundo entero nos está observando, el mundo entero está diciendo miren lo que está sucediendo en Colombia”, concluyó el Presidente de la República.

Dirección: Avenida Ciudad de Arauca,   No 22-21 - Teléfono 8856009 - 8852824

Boletines de Noticias