Oposición en Venezuela: líderes enfrentados y seguidores decepcionados

Unos se alejan de la lucha política, otros están heridos, cientos están encarcelados, muchos huyeron al extranjero y varios de ellos no saben qué hacer.

Los seguidores de la oposición venezolana están cada vez más desmoralizados tras la instauración de una “ilegítima” Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que instaló con represión el presidente Nicolás Maduro y la sorpresiva victoria electoral del Gobierno que hizo aflorar las fricciones dentro de la coalición que se opone a las políticas oficialistas.
Después de cuatro meses de protestas y violentos enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad, los manifestantes opositores abandonaron las calles con un saldo de más de 125 muertos, mientras que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se centró (con profundas divisiones) en las elecciones de gobernadores.

A pesar de que la oposición parecía encaminada a un triunfo contundente -pues así lo confirmaban todas las encuestas y empresas de consultoría-, considerando el descontento general producto de la crisis económica, la escasez de alimentos y medicinas y la inflación de tres dígitos, los gobernadores oficialistas ganaron 18 de las 23 gobernaciones en disputa. Golpe certero a la cabeza.

El resultado dejó a muchos, especialmente a los jóvenes que estuvieron al frente de las refriegas, furiosos y desilusionados con los líderes de la oposición, que a su vez, tras la derrota legislativa y la juramentación este lunes de cuatro de los cinco gobernadores opositores electos ante la ANC, considerada ilegítima por la comunidad internacional, adelantaron en de agresiones verbales y amenazas internas que deberán reagrupar su veintena de partidos.

El dos veces candidato a la presidencia Henrique Capriles advirtió que se marchará de la MUD si el secretario general de Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, partido al que pertenecen los cuatro gobernadores que se juramentaron, continúa en la coalición.

“Hablo a título personal, mientras esté en la unidad el señor Ramos Allup yo no voy a seguir en esa mesa, no voy a ser parte ya, llegó la hora”, dijo, y aclaró que no se trata de la MUD “como concepto” sino de “un sector de la oposición” a los que “les tiran un hueso y lo agarran”.

Ver también: ‘Obligar a gobernadores a posesionarse es el máximo abuso de poder’

Además, Capriles, gobernador saliente del estado Miranda, señaló que “lo del lunes es una oportunidad única, histórica para que se reorganice o se refunde la MUD”. “La unidad hay que refundarla, hay que reorganizarla. No comprometo mi partido (Primero Justicia), le tocará a nuestro partido hacer el debate”, dijo.

Como respuesta, Ramos Allup explicó que la dirección de AD dio instrucciones a esos gobernadores para que no acudieran a juramentarse ante la Constituyente, lo que los cargos electos no cumplieron. El dirigente señaló que según las normas de AD, cuando esto ocurre, se produce una “autoexclusión” automática.

El también diputado del Parlamento explicó que los cuatro gobernadores han sido expulsados según lo dispuesto por el reglamento interno, que prevé la salida del partido de quienes se aparten de sus reglas.

Más adelante criticó a quienes han intentado “dispararle directamente” a su partido por tal conducta, y dijo sobre las llamadas a expulsar a su formación de la MUD que “no se puede segregar a nadie” de la alianza.

Y aunque las encuestas muestran a la oposición como el grupo político con la mayor intención de voto del país petrolero, el cisma podría restarle apoyo en las próximas elecciones, especialmente en las presidenciales del 2018 cuando el movimiento fundado por Hugo Chávez se jugará su permanencia y por que no, en las municipales donde el chavismo podría acabar de aplastar a los líderes opositores que nunca lograron trabajar en equipo.

“Al final, nos sentimos traicionados”, dijo Manuel Melo, diseñador gráfico de 21 años, quien perdió un riñón al ser golpeado por un cañón de agua durante las manifestaciones que azotaron al país entre abril y julio. “La MUD está jugando al mismo juego del Gobierno. Nos sacan a las calles y nos manejan a su antojo, el primer error es seguir a la MUD”, sentenció, sentado en su pequeña habitación en un barrio pobre de la capital Caracas, donde una máscara antigás colgaba sobre su cama.

Antes de los comicios, muchos opositores como Melo se habían opuesto vigorosamente a participar, poniendo en duda la neutralidad del árbitro electoral y sus condiciones, y además alegando que la votación legitimaba lo que denuncian es una dictadura.

La desconfianza entre los detractores de Maduro aumentó esta semana, cuando cuatro de los cinco gobernadores de la oposición que resultaron ganadores rompieron con la alianza, para juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente un órgano legislativo progubernamental.

“Me siento desanimado porque tantas protestas y todo quedó igual con estas elecciones”, dijo Javier Lara, un estudiante de 18 años, que presenció la muerte de un compañero durante un enfrentamiento con las fuerzas de la seguridad, en la ciudad de San Cristóbal, cerca de la frontera con Colombia.

Pero aún así, al igual que muchos jóvenes venezolanos, Lara ahora planea irse al extranjero, en su caso a Perú, y lo más pronto posible. “Son unos vendidos”, dijo hablando sobre la MUD.

Declaraciones por parte y parte
Otro dos de los partidos políticos opositores, Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP), dieron anoche también la espalda a los gobernadores opositores que se juramentaron ante la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y se enfilan en la idea (esperanzadora para ellos) de crear una nueva “unidad” más firme.

Ambos partidos, miembros de la alianza de partidos antichavistas Mesa de Unidad Democrática (MUD), se mostraron de acuerdo en “apartar a quien haya que apartar” para dotar a la coalición de la “firmeza” que, afirman, necesita.

El primer vicepresidente del Parlamento venezolano, Freddy Guevara, calificó de “cobarde” la decisión de los cuatro gobernadores opositores -todos ellos del partido también integrante de la MUD, Acción Democrática (AD)- de jurar sus cargos ante la Constituyente. Sin embargo, resaltó que esta fractura va a permitir “construir una unidad donde el objetivo sea salir de la dictadura y no convivir con ella”.

Guevara, encargado de la dirección de VP dado que su líder fundador Leopoldo López cumple arresto domiciliario, además adelantó que la organización no participará en las elecciones municipales -aún pendientes en el país- debido al “fraude” en las regionales y a la imposición de que los ganadores deban juramentarse ante la ANC.

Para mantener vivas las tensiones entre sus enemigos, Maduro a diario durante sus largos discursos asegura que la “paz” se ha impuesto y que un complot respaldado por Estados Unidos para derrocarlo ha sido derrotado.

En un intento por profundizar las fisuras, Maduro instó a Ramos Allup, que se ha constituido como una figura controversial para los partidarios de la oposición, especialmente entre los jóvenes, a presentarse como candidato a las elecciones presidenciales. “¡Prepárense para 2018, los estoy esperando!”, dijo Maduro este lunes.

Maduro se reunió este martes con tres de los cuatro gobernadores opositores. “Fue una reunión cordial, positiva”, dijo el mandatario desde el palacio presidencial de Miraflores tras el encuentro con los gobernadores electos, y señaló que este encuentro y la relación que se ha establecido con esos funcionarios opositores se traducen en “una consolidación de la democracia venezolana”.

Fuente: El Tiempo

Dirección: Avenida Ciudad de Arauca,   No 22-21 - Teléfono 8856009 - 8852824

Boletines de Noticias