Seis meses después, la reconstrucción de Mocoa va a paso lento

Hace seis meses, entre la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril, el río Mocoa y sus afluentes, Sangoyaco y Mulatos, se desbordaron, provocando una de las mayores tragedias que se hayan registrado en el sur de Colombia: 336 personas murieron, alrededor de 100 desaparecieron y 7.680 familias resultaron damnificadas, tras la avalancha en la capital del Putumayo.

Ahora, 180 días después, la reconstrucción de Mocoa avanza a paso lento, según autoridades de la zona y pobladores, y hasta hay rumores de un paro cívico.

José Antonio Castro Meléndez, alcalde de Mocoa, aseguró que “en un Plan de Acción Específico se tienen presupuestados $568 mil millones para temas de acueducto, para el Plan Maestro de Alcantarillado, para vías, aunque ya hay algunas que están funcionando, para recuperar las viviendas perdidas y para dinamizar el comercio”.

Eso sí, dijo que no se puede hablar del total del dinero que se invertirá en los trabajos ni del tiempo que se gastará, pues “es un proceso bastante largo: necesitamos el Plan Básico de Ordenamiento Territorial (Pbot) y el Mapa de Riesgos, para que se indiquen las casas o negocios que se deben priorizar para una reubicación y así tener claridad en los recursos que se necesitan”.

El Pbot, complementó el mandatario, ya está contratado y será entregado a mediados del 2018.

Castro afirmó que, en este momento, hay dificultades con los trabajos del acueducto, ya que la planta de tratamiento y algunas redes de distribución quedan en territorio indígena, lo que hizo necesario realizar una consulta previa con la comunidad, que comenzó este fin de semana.

Y añadió que la reactivación de la economía es uno de los problemas más álgidos. “En Mocoa se perdieron muchos comercios y aún no han sido sustituidos de manera efectiva. Se hizo un trabajo entre Cámara de Comercio, Ministerio de Comercio y Bancoldex, pero los recursos todavía no han llegado”.

Mocoa seis meses después
Tanto autoridades como pobladores reconocen que los trabajos en las vías sí se han visto.

“Pensamos que algunos trabajos van a un ritmo que no sería el deseado, pero confiamos en que los términos en los que se establecieron se cumplan, como el del acueducto, que está pensado para tener listo en un año”, agregó.

En cuanto a la construcción de viviendas, aseveró que en este momento se están adecuando los terrenos y se están haciendo planeaciones: la promesa es entregar 150 viviendas en diciembre y “esperamos que así sea”.

“Esas viviendas son para propietarios que tuvieron alguna calamidad, para ellos se planea construir 1.250 viviendas. Para arrendatarios, que fueron el 80 por ciento de los damnificados, se ha emprendido un proyecto que se llama ‘Mi Casa Ya’, y la gente lo está esperando muy ansiosa”, manifestó.

Las edificaciones de un Megacolegio y de un Centro de Desarrollo Infantil, según Castro, se tienen pensadas para la segunda parte de construcción de viviendas, que estarían listas entre abril y mayo del 2018.

‘Hay confianza, pero se está debilitando’
A pesar de que la velocidad de las obras no es la ideal, el alcalde Castro está confiado con respecto a la puntualidad de las mismas. Sin embargo, ese mismo entusiasmo no lo comparte la población de Mocoa.

Luis Córdoba, habitante y presidente de la Junta del barrio Los Pinos, uno de los más afectados por la avalancha, aseveró: “Tenemos confianza en lo que va a hacer el Gobierno, pero se está debilitando. Cuando nos reunimos con las autoridades, todo parece lindo, pero los días pasan y las cosas no se están viendo. La gente está desesperada”.

Este líder resaltó que hay algunas vías que ya están habilitadas y que los servicios públicos funcionan, pero dejó claro que pensaron que recuperar lo perdido sería más rápido.

Mocoa seis meses después
Algunas personas de Los Pinos han arreglado sus propias casas para poder habitarlas.
“La comunidad lo ataca a uno, porque piensan que uno no está gestionando como debe ser. Y la verdad es que los esfuerzos de nosotros (los líderes) han sido valiosos para ver lo que hasta el momento está. Estamos trabajando para que los recursos sean bien invertidos”, narró.

Córdoba también señaló que hace tres meses se reunieron con la entonces ministra de Vivienda, Elsa Noguera, quien les prometió conformar dos frentes de trabajo para la reconstrucción de viviendas, pero que, hasta ahora, eso no lo han visto.

“Yo no entiendo porque se demoran los procesos. La gente está desesperada. Hemos conformado un grupo de los barrios damnificados y la presión de la comunidad es grande, pues necesitan las viviendas. Nos está impulsando a un paro y eso serían unas 20.000 personas que se movilizarían en Mocoa”, afirmó.Córdoba era propietario de una procesadora de madera y por eso es el representante legal de los comerciantes.

Fuente: El Tiempo

Dirección: Avenida Ciudad de Arauca,   No 22-21 - Teléfono 8856009 - 8852824

Boletines de Noticias